Las policías española y griega detienen a 67 personas en una operación contra el tráfico ilegal de albaneses

Medio centenar de arrestos se han producido en distintos aeropuertos españoles que la organización utilizaba para transitar con los inmigrantes ilegales con destino final a Reino Unido.

La Policía Nacional, en una operación conjunta con policías griegos y en la que también han participado otros
de la BKA alemana, todos ellos coordinados por Europol, han llevado a cabo una operación que ha culminado con la desarticulación de una organización criminal dedicada al favorecimiento de la inmigración ilegal de ciudadanos albaneses con destino a Reino Unido. El número total de detenidos asciende a 67, entre ellos los 21 miembros de la organización.

Además se han desmantelado en Grecia tres laboratorios clandestinos utilizados para falsificar los documentos con los que intentaban introducir ilegalmente a los inmigrantes en Reino Unido. La operación tiene su origen en informaciones obtenidas en dos investigaciones diferentes que se llevan a cabo de manera simultánea por la policía española y la griega.

Una investigación en España en torno a los inmigrantes que pretendían llegar ilegalmente a Reino Unido utilizando aeropuertos
españoles En España, la Policía Nacional viene detectando desde hace un tiempo un tránsito continuo de ciudadanos albaneses que, utilizando diferentes aeropuertos, tratan de llegar hasta Reino Unido, dándose la circunstancia de que todos ellos lo hacen de manera irregular, y en todos los casos portando documentos griegos o chipriotas.

En total han sido detenidas 12 personas mientras transitaban por el aeropuerto Adolfo Suárez – Madrid Barajas con el fin de viajar ilegalmente a Reino Unido, 9 en el aeropuerto de Alicante, 11 en el de Málaga, 4 en el de Ibiza, 2 en el de Barcelona, una en Gran canaria, 3 en Palma de Mallorca y dos en el aeropuerto de Tenerife Sur.

Un estudio pormenorizado de la documentación que portaban los detenidos permitió a los expertos llegar a la conclusión de que todos los documentos tenían el mismo origen. Comenzaba así una investigación que llevó a los agentes hasta las personas que se encargaban de gestionar los viajes de los inmigrantes, los cuales formaban una estructura criminal asentada en Grecia.

Otra investigación de la policía griega en torno a una organización de falsificadores de documentos que se cruza con la anterior
Por su parte, policías griegos llevaban a cabo una investigación en torno a una organización criminal de dicada a la falsificación de documentos. La información procedente de ambas investigaciones fue cruzada por analistas de Europol concluyendo que ambas se centraban sobre las mismas personas, por lo que, a partir de ese momento la investigación se sigue conjuntamente. Con posterioridad también se sumarían a la investigación agentes alemanes, ya que también se detectó el empleo de
documentos falsos de dicha nacionalidad.

Modus operandi

El funcionamiento de la organización era básicamente el siguiente: algunos de sus miembros eran los encargados de captar a jóvenes albaneses que huyen de su país buscando una vida más próspera, los convencían de que la encontrarían en el Reino Unido y los facilitaban la documentación falsa necesaria para llegar hasta allí, normalmente cartas y otros documentos de identidad de distintos países de la Unión procedentes de soportes robados en blanco.

A continuación viajaban al Reino Unido, utilizando principalmente dos rutas, una de ellas transitando en los países nórdicos, principalmente Suecia. La otra utilizando España como país de tránsito y normalmente con cartas de identidad griegas o chipriotas. Los viajes se producían directamente desde Atenas o vía Roma con llegada principalmente a El Prat de Barcelona. Allí recibían instrucciones para distribuirse por otros aeropuertos para desde los que viajar a Reino Unido con el fin de no levantar sospechas. En ocasiones contrataban los servicios de un pasador que los acompañaban durante el viaje para evitar complicaciones en los distintos cruces de fronteras.

La organización y los laboratorios se encontraban en Atenas. Una vez establecidas y documentadas las anteriores premisas, se llevó a cabo el operativo policial en Atenas, compuesto por agentes españoles, griegos y alemanes apoyados por una Oficina Móvil de Europol, que culminó con la desarticulación de la organización y la detención de sus 21 miembros, incluido el máximo responsable.
En total los agentes practicaron 21 diligencias de entrada y registro en domicilios, entre los que se encontraban tres laboratorios en los que se falsificaba la documentación que después se proporcionaba a los inmigrantes y en los que fueron intervenidas varias impresoras y escáneres, así como diversos útiles para la falsificación de documentos y sellos húmedos de distintos países de la Unión Europea, cientos de tarjetas de embarque de los emigrantes clandestinos y más de 60.000 euros en metálico.

Entre los documentos intervenidos destacan más de 300 DNIs y pasaportes españoles que, tras su posterior análisis, resultaron formar parte de la partida de documentos sustraídos en blanco en el año 2014 en la oficina de documentación de Salvaterra do Miño (Pontevedra).También numerosos documentos de identidad de otros países de Alemania, Bulgaria y otros países de la Unión.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.


*